Sociedad Italiana de Socorros Mutuos

"Unione e Benevolenza" de Tres Arroyos

Por Omar Eduardo Alonso
Periodista Profesional

Historia de los Italianos en Tres Arroyos

La inmigración de italianos a nuestro país comienza a principios del año 1800. El censo de 1804 muestra en Buenos Aires la presencia de 96 italianos. A fines de 1828, derrocado el gobierno del Coronel Dorrego, hecho que provoca la sublevación de los pueblos de la campaña comandados por Juan Manuel De Rosas, la ciudad se queda sin soldados ni fuerzas policiales, y para guardar el orden se crea con los extranjeros residentes el batallón “Amigos del Orden” compuesto por 700 efectivos, de los cuales 112 eran italianos. Esto ocurría en 1829.
Los comienzos de la afinidad entre Argentina e Italia se producen en 1852 con la llegada a Buenos Aires de más de mil inmigrantes italianos que se alistaron en la Legión Militar Agrícola, para la defensa de la ciudad.
Por decreto del 30 de mayo de 1853 que dice: “considerando el valiente comportamiento de la Legión Italiana en la presente guerra y en manera particular el extraordinario heroísmo demostrado en el combate de hoy, con haber eliminado sucesivamente varios puntos de apoyo del enemigo y arrollado a fuerzas muy superiores, se decreta: 1) La Legión Italiana al mando del coronel Silvino Olivieri llevará adelante el título de “Valiente”.
Años después viajaron hacia el sur, acampando en una zona cercana a Bahía Blanca donde el Gobernador Obligado el 18 de noviembre de 1855 funda por decreto la Colonia Agrícola Militar Nueva Roma, con 600 efectivos.
Los oficiales que comandaban el lugar habían sido oficiales de Giuseppe Garibaldi. Después de tres años habían quedado en libertad y muchos de ellos llegaron a estas tierras a luchar contra el indio, sumándose a los numerosos inmigrantes de esa nacionalidad que habían arribado antes de la fundación de Tres Arroyos.
Fueron cuatro inmigrantes italianos los primeros en roturar nuestras tierras, Pampa aún, y sembrar las primeras semillas que germinaron en generosos trigales.
Entre esos inmigrantes estaban Giuseppe Vitali, Salvador Milco, José Ferrario, Julio Allievi y otros. Vitali integró el Consejo Escolar en 1885.
Fueron ellos quienes se propusieron mantener vivo el recuerdo de su patria a la vez que consolidar los vínculos entre los connacionales, decidiendo fundar una Sociedad que los nucleara.
Una noche de julio de 1889 se realiza una reunión de la que participan Evaristo Salice, José Vitali, José Ferrario y Juan Bassi. Lo hicieron en el Hotel Italia, propiedad de Julio Allievi, quien también participó.
Allí se decidió la formación de la Sociedad Italiana de Socorros Mutuos, disponiéndose una amplia convocatoria para la conformación de una comisión provisoria y para el 21 de julio se acordó una reunión amplia de todos los residentes italianos.
La Comisión provisoria fue presidida por José Vitali y se formó una comisión de prensa y difusión, denominada por entonces “de propaganda”
Se evaluaron varios nombres pero se acordó que la Sociedad se denominara Unione e Benevolenza; todos los participantes fueron considerados socios fundadores y se recibió la donación del señor José Ferrario de un cuadro representando a la unidad italiana, la reina Margarita y el príncipe de Nápoles.

NACE LA INSTITUCION

Con gran entusiasmo se avanzó rápidamente en toda la tramitación y el 28 de julio de 1889 con la aprobación del estatuto, se dejó fundada la institución, con objetivos sociales y culturales muy concretos.
Se nombró presidente honorario al señor Teófilo Gomila por su permanente contribución a la colectividad. Este donó el terreno donde luego se construiría la sede.
La primera bandera se compró con una suscripción efectuada entre los asistentes a la asamblea.
El primer presidente fue José Vitali.

CONSTRUCCIÓN DEL EDIFICIO

El 10 de enero de 1898 se hace cargo de la presidencia el señor Sebastián Costa y la entidad tenía una evolución y progresos considerables por lo que comenzó a considerarse la construcción de una sede propia.
El 11 de marzo de 1899 se nombra una comisión para avanzar en la cuestión. El 13 de mayo se presentan los planos diseñados por Emilio Boissel, incluyéndose todos los cálculos que estimaban una inversión entre 30 y 31 mil pesos moneda nacional.
Se dispone una emisión de bonos por 25 mil pesos, para cancelar la primera cuota a principios de 1902.
La comisión directiva con amplio mandato de los asociados para avanzar en el proyecto, dispone que la construcción esté a cargo de Antonio Petela.
Se disponen diversas actividades para recaudar fondos, como una rifa de una carroza con caballo y la organización de corsos.
En 1901 quedó terminado el edificio, sin la inclusión del teatro, por falta de fondos suficientes.
El portón de entrada es una verdadera obra de arte por su ebanistería. Fue construido por Miguel Fígaro quien donó la mano de obra. El costo sin herrajes fue de 551 pesos.
Todas las escaleras son de mármol de Carrara. Fue el primer edificio de dos plantas construido en la ciudad y su costo final fue de 35.137,90 pesos moneda nacional.
Fue iluminado con arañas a gas de acetileno tipo Luis 15. Entre los muebles que fueron comprados de inmediato se incluyó un piano de media cola para concierto, cuatro juegos de salas y otros muebles al estilo. Además se aprobó la impresión de 1500 medallas conmemorativas.
El 3 de agosto de 1901 se inaugura el edificio con una gran fiesta.
En 1967 la municipalidad lo declara edificio histórico. En años sucesivos ha sido sometido a refacciones varias, incluyendo en la ocasión del centenario y su estado de conservación es envidiable.
 

Sociedad Italiana de Socorros Mutuos "Unione e Benevolenza"-Tres Arroyos
Avenida Moreno 137
Tel.: (02983) 42-5188