Italianos en Argentina

Por Carlos Skovgaard

Extracto de algunos libros con curiosidades sobre historias de inmigrantes a la Argentina.

Fuentes de los Artículos:

Inmigrantes en La Boca

La Boca del Riachuelo, de Ronald Shakespear
Los Genoveses en Bs As, de Italo Garibaldi
El Barrio de La Boca, por Antonio J. Bucich.

Origen de Villa Devoto

Buenos Aires nos cuenta (revista)
La Villa Devoto que vi crecer, de Fortunato Nicolás Troisi
Todo es Historia (revista)
Club de Tiro a Segno (revista institucional)

Antecedentes del Puerto de La Plata

Experiencia personal

El Primer Maquinista del Ferrocarril en Argentina

Artículo de la revista Caras y Caretas

La Plaza Italia

Antiguas Plazas de la ciudad de Buenos Aires – Ricardo M. Llanes
Historia y leyenda del Arroyo Maldonado – Luis A del Pino
Estatuas y Masones – Juan Carlos Bedoya

El primer italiano en La Boca 

Revista Buenos Aires nos Cuenta, N° 18 publicada en Julio de 1991
Con aportes de
Pedro Fiallo Montero


Inmigrantes en La Boca

Esta síntesis aporta muchos Apellidos Italianos, sobre todo de la zona de la Boca, en Buenos Aires.

La Boca del Riachuelo

Ronald Shakespear, artista plástico argentino, escribió un libro sobre La Boca, en él cuenta que una casa de tres pisos sobre la calle Alte Brown, es la réplica exacta de la torta de bodas del principe Victor Manuel, la hizo un arquitecto italiano a pedido de un empresario boquense.

Los Genoveses en Bs As

Los clubes River y Boca, nacieron en la Boca. River primero se llamó Rosales, en homenaje a una goleta que se había hundido. Se constituyó el 25 de mayo de 1901, según dice la placa que se encuentra en el atrio de la Iglesia de San Juan Evangelista, en la Boca. Luego, un grupo de jóvenes que practicaban futbol en el baldío de la barraca de carbón Wilson, quiso hacer del equipo un club de futbol, y lo llamó Santa Rosa, por el 30 de agosto, dia que asi lo resolvió. Los dos equipos se unieron y decidieron ponerle un nombre inglés que tomaron de unos cajones amontonados en el puerto de La Boca, y tenían escrito "The River Plate". Los colores de la camiseta fueron tomados de la bandera genovesa, que es blanca con una cruz roja en el medio.
El club Boca Juniors también puso su placa en el atrio de la Iglesia San Juan Evangelista y dice que fue fundado el 3 de abril de 1905. Su camiseta era a rayas verticales blancas y negras, muy delgadas. Pero otro club de Almagro, tenía la camiseta igual. Decidieron hacer un partido por la tenencia de los colores y perdió Boca, que debió buscarse otros colores. Los componentes de nuevo club no se ponían de acuerdo. Entonces, uno de ellos, Juan Brichetto, que era el encargado de dar paso a los barcos en el dique de la dársena, propuso: "Mañana por la mañana, el primer barco que pase dará, con su bandera, los colores que buscamos". Todos aceptaron. El barco fue sueco: bandera azul y amarilla. Esa fue la camiseta de Boca Juniors.
El club Boca Juniors nació en un banco de la plaza Solís, de la Boca. Su primera cancha la tuvo en Wilde hasta el año 1916. La cancha de River Plate estaba en Dársena Sud y fue su presidente José Bacigaluppi, auténtico genovés, el que decidió trasladarla al baldío de Nuñez.
Desde los mismos comienzos, los encuentros de Boca y River, constituyeron el "clásico" del fútbol argentino.

El Barrio de La Boca

Descripción de oficios y primeros emprendimientos en la Boca

Oficios

Los italianos que se instalaron en La Boca, trabajaban en su mayoría en talleres de reparaciones navales o eran pescadores embarcados y con red para el aprovisionamiento de la ciudad, antes de la existencia de las cadenas de frío.
Hubo oficios en que fueron casi excluyentes como en la industria curtidora, instalándose en el partido de Lanús, generalmente sobre la vera del riachuelo.
También muchos tenían quintas de verduras o se dedicaban a la comercialización de la misma, especialmente piamonteses y friulanos.
El sector de la construcción también empleó a muchísima mano de obra italiana, inclusive de esos modestos albañiles surgieron la mayoría de los empresarios de la construcción actuales.
Como existía el estado benefactor que les aseguraba la gratuidad de los estudios universitarios, muchos hijos de albañiles estudiaron ingeniería que sumados a la experiencia y práctica de sus padres devinieron en pequeñas empresas contratistas, algunas con gran éxito posterior.

Vivienda

Los genoveses tenían gran experiencia en la construcción de viviendas en zonas inundables, lo hacían sobre pilotes y con chapas, por eso compraban terrenos baratos, parte de la Boca era propiedad, como inversión de Carlos Pellegrini "un paesano", y las pintaban con sobrantes de pinturas de los barcos de allí la multiplicidad de colores.
Los conventillos, en su gran mayoría estaban en La Boca, casi todos los inquilinos eran italianos, así como los propietarios que ejercían una política rufianesca. Evadían todas las disposiciones municipales y sanitarias, las habitaciones tenían solo una puerta de entrada, que podría ser vidriada o no, y no tenían ventanas, se cocinaba adentro de la misma en invierno, o en el patio común en verano. No se respetaba la proporción habitaciones/baños y solo había un par de piletones para el lavado de la ropa.
Los abusos fueron tan grandes hacia sus connacionales, quienes no tenían garantes para un alquiler mas digno y debían pagar por adelantado, que un grupo de italianos, algunos mas tarde serían catalogados de anarquistas, inician la famosa huelga de inquilinos durante la presidencia de Julio Argentino Roca, quien hasta debe enviar tropas para reprimirlos. Luego se llega a un acuerdo que es medianamente respetado y al poco tiempo las cosas siguieron como antes, el famoso gatopardismo que dice "algo debe cambiar para que todo siga igual". Con la inmigración, también se importaron los problemas sociales como anarquismo, ácratas, etc.

Educación y Cultura

Los primeros educadores de la Boca fueron italianos, el mas recordado Marino Froncini, fue durante 28 años maestro de la primera escuela boquense, se improvisó como maestro, no lo era, pero tenía una preparación que le permitió enseñar a leer y a escribir a los hijos de inmigrantes. Enseñaba en una casa de la calle Necochea con un auxiliar también italiano, Natalio Burga, luego ya aceptado como maestro ejerció el magisterio en la escuela de varones N° 1, ubicada en Lamadrid 210, cuando se jubila lo sucede otro educador italiano Domingo Bértora, ambos maestros. Aún siendo italianos lucharon para que los hijos de italianos se adaptaran al nuevo idioma, son recordados por que no quisieron romper la intimidad de la familia italiana, pero influyeron en sus hijos para que adoptaran el patriotismo de su nuevo país.
El primer periódico boquense El Ancla, una publicación bisemanal, tenía su redacción en la calle gral. Brown (no Alte.) 21 y su creador fue un italiano don J. A. Pisani y comenzó a aparecer en julio de 1875.
En los últimos números comienza a aparecer el nombre de quien sería un destacado vecino don José Ragozza, quien fundara la primera farmacia y en muchos casos se veía obligado a actuar como médico. Entre los avisos se destacaban como anunciantes el almacén de ramos generales de don Cirilo Antognini, el comercio de Ambrosio Casareto que vendía pasajes para cualquier punto de Europa y subscripciones de diarios europeos así como unos cuantos avisos en italiano.
En 1875 se funda la sociedad El Progreso, todo un club social, y entre sus fundadores se destacan P. Pini Roncoroni, José Ragozza, Domingo Cichero (hoy sus descendientes son funebreros y dueños de la principal casa de velatorios boquense), y muchos apellidos italianos más.
A La Boca llegaron principalmente italianos de Génova, u oriundos del Po, del Arno o del Adigio.
En 1875 se funda en La Boca la logia masónica Liberi Pensatori, mas tarde la Sociedad José Verdi. En 1878, Bomberos Voluntarios de La Boca, en 1895 la Torcuato Tasso.
Fue don Tomás Liberti, quien convoca a sus connacionales para la creación del Cuerpo de Bomberos Voluntarios, y fue su primer presidente, su lema era Volere é Potere. En 1889 el Pte. Juárez Celman los prohibe, medida que será derogada años mas tarde por el Pte. Carlos Pellegrini.
Una vez cerrado el periódico El Ancla, se funda Cristóforo Colombo, a quien seguirían los lectores del anterior. Un periodista italiano, radicado en el barrio, don Antonio Massone, en 1892 organiza los festejos de los 400 años del descubrimiento de América.
El primer teatro boquense fue Dante Alighieri, que se abre en 1883, la tragedia y el drama italiano eran los géneros mas representados en él. Tenía iluminación a gas y ocupaba una superficie de 420 m2. En 1881 se inaugura el Ateneo Iris, con capacidad para 500 personas, lo inauguró la Societá Filodramática representando Aída o Faraoni e Etiopi. La sala disponía de una iluminación provista por 75 picos de gas y servicios sanitarios con aguas corrientes.
En 1880 el piamontés Sebastián Gimbaudi abrió en la Avda. Brown la Confiteria Ligure donde también funcionó el teatro Panterpe. Posteriormente se realizaron allí las primeras exhibiciones cinematográficas del barrio.
La primera sucursal boquense del Banco Nación Argentina se inaugura en 1892 y en su consejo de administración figuran los vecinos Federico Baglietto, José Castagnola, Tomás Craviotto, Domingo y Sebastián Cichero, Santiago Garrone, José Ragozza y Enrique Boglino.
Quizás los hacedores mas conspicuos del tango sean boquenses. El tano Genaro, a partir de 1897 regentea el Café del Sur, donde se daba biógrafo, como se decia entonces, con vistas. Tancredi, puso hacia 1876 un bailetín en la calle Olavarría, muy cerca del camino "vegio". Casi enfrente estaba otro local similar, el bailetín de Zani. El padre de Juan de Dios Filiberto (Filiberti en realidad), estaba instalado en Necochea y Brandsen, donde nació Juan de Dios, el autor de Caminito. En 1890 Villoldo actuaba en un cafetín situado en el mercado Garibaldi. Los piringundines de la zona los regenteaba el itálico Manuel Peri.
Con Francisco Parodi nacen las manifestaciones del arte plástico en La Boca, este escultor que profesaba el amor al arte, había llegado a la riviera (se refiere a La Boca), a mediados del siglo XIX y había puesto su taller a pocos metros de la casa donde nacería Benito Quinquela Martin. Otro artista de renombre fue Cafferatta, quien viajó a Italia y estudió con maestros de gran prestigio, a su regreso se ocupó de la ejecución del monumento al Alte. Brown. Muchas obras de Cafferatta, entre ellas El Esclavo, pueden verse en los Bosques de Palermo. Otro escultor boquense fue Américo Bonetti, perteneció al grupo que acompañó a Antonio Schiaffino, se destacó como escultor animalista y en temas aborígenes. Además no deben olvidarse artistas como Alfredo Lazzari, egresado de la Academia del Reino, en Lucca, Italia. Llegó a Buenos Aires a mediados del siglo XIX y se radicó en La Boca, instaló su taller en la Unión de La Boca, entre sus alumnos estuvieron Benito Quinquela Martin, Juan de Dios Filiberto, Fortunato Lacamera y Arturo Maresca.
El fotógrafo boquense por excelencia fue Arquímides Imazio, de Gral. Brown 126, verdadero archivo gráfico de La Boca del siglo XIX, que lamentablemente fuera destruido por las llamas.
Finalmente, la parte sanitaria, en 1897 se establece en la calle Brandesn 55 , una estación sanitaria, bajo la dirección del Dr. Juan Alcardi, que en el año 1900 se transforma en Sala de Primeros Auxilios y en 1906 en el Hospital Vecinal Cosme Argerich.

(Nota de Carlos):
Era importante que el primer médico boquense fuese italiano. Los residentes eran muy cerrados en su expresión idiomática, se resistían de algún modo, a aprender el castellano, por eso se destacaron los maestros que trataron que los hijos de inmigrantes se adaptaran al nuevo idioma, y un médico para dar el diagnóstico debía conocer los síntomas a través de lo que su paciente le pudiera expresar.


Origen de Villa Devoto

El nombre de ese barrio porteño se debe a don Antonio Devoto, fundador y presidente del Banco de Italia y Río de la Plata entre otros muchos emprendimientos. Una de las fortunas mas grandes de América Latina en su momento, había nacido en Lavagna, población cercana a Génova, en 1832 y llegó como inmigrante en 1854, y años mas tarde sería gran colaborador del gobierno italiano durante la I Guerra Mundial, a tal punto que el rey Victor Manuel III le otorga el título de conde. En nuestro país fue el impulsor de la construcción del Hospital Italiano, por sus acciones filantrópicas recibió las siguientes distinciones:

- Caballero de la Corona de la Orden de Italia
- Caballero de la Orden de San Mauricio y San Lázaro
- Comendador de la Corona de Italia
- Caballero de la Orden del Mérito del Trabajo
- Gran Oficial de la Corona de Italia

Si bien no dejó descendencia, estuvo casado en dos oportunidades, primero con la condesa Rosa Viale, y luego con doña Elina Pombo.
Construyó el Palacio Devoto, una obra faraónica, que en su momento fuera la residencia mas importante de la ciudad, lugar en que se alojara el príncipe Humberto de Saboya cuando este visitara Argentina, pero que su construcción fue concebida con la idea de alojar al rey, quien finalmente nunca viajó a Argentina a pesar de haber aceptado la invitación. La residencia que diseñara el Arq. Buschiazzo, y se construyera sobre la actual Av. Salvador Maria del Carril, nunca pudo ser habitada por su dueño, ya que falleció en 1917 antes de su finalización que fue en 1921, tenía orfebrería de plata, mármoles de Carrara, mosaicos florentinos y los cielorrasos tenían adornos de oro macizo, muebles especialmente importados de Europa, donde fueron diseñados y fabricados a medida de cada una de las habitaciones, una inmensa pileta de natación y varias fuentes. La actual iglesia San Antonio de Padua, formaba parte de la mencionada propiedad y es una reproducción del Panteón Real de Superga, colina situada a 6 Kms. de Turín.
El palacio era tan enorme y caro, que no existían en la Argentina compradores para él, finalmente fue demolido en 1938 y se hace un loteo del predio.
Hay una leyenda urbana que cuenta que don Antonio Devoto, durante la obra, enterró allí una enorme fortuna que hasta ahora no apareció.
También donó los terrenos necesarios para la actual Plaza Arenales, y los de la estación del Ferrocarril Buenos Aires al Pacífico, que lleva su apellido y fuera inaugurada el 13 de noviembre de 1888.
La villa fue construida en las tierras mas altas de la ciudad, que llamaban "Córdoba Chica". El loteo original, pensado para residencias importantes, era de cuatro lotes por manzana.
Tambien corrió por cuenta del Arq. Buschiazzo el diseño de la villa, hay que destacar en ella la cantidad de parques y jardines existentes en su trazado, tal es así que aún hoy conserva la mayor proporción de árboles por metro cuadrado dentro de los barrios de la ciudad.
La idea era hacer una zona parquizada de grandes residencias, pensando que la mayoría de sus vecinos serían italianos exitosos y ricos pertenecientes a su círculo de amistades. Entre los primeros adquirentes estaban el barón Demarchi, yerno del presidente Julio A. Roca, el millonario Barolo, el propio Buschiazzo, los Stoppani, los Bagnardi, los Dellacha, y muchos italianos de fortuna, que en no todos los casos construyeron sus residencias, si bien aún hoy podemos ver muchas mansiones y palacios de estilo netamente italiano, con la llegada del ferrocarril también se establecieron en la zona muchos ingleses que eran parte del personal jerárquico ferroviario.
Con el paso de los años, el barrio se fue popularizando y llegan a Villa Devoto italianos de menores recursos, fundándose la Societá Operai Italiani, que se ocupó de la organización de los primeros corsos barriales que eran musicalizados por la orquesta de la mencionada sociedad.
Ferruccio Togneri, destacado tirador, fundó la Legión de Italianos Voluntarios, creando un polígono de tiro en Villa Devoto, que se inaugura en septiembre de 1895 y pasa a llamarse Societá Italiana di Tiro a Segno, que años mas tarde se mudaría a El Palomar de Caseros (hoy El Palomar).
Por lo tanto el barrio de La Boca era el lugar de llegada de los inmigrantes de menores recursos, comenzaban habitando los conventillos, a medida que progresaban mejoraban sus viviendas, se convertían en propietarios, y cuando el progreso además de ser económico era social, en lugar de elegir el Barrio Norte o Recoleta donde estaba asentada la capa social mas alta que eran en general descendientes de españoles elegían Villa Devoto para sentirse mas entre pares.


Antecedentes del Puerto de La Plata

Los frigoríficos Armour y Swift, que eran la principal fuente de trabajo privada de Berisso, Ensenada y gran parte de La Plata, tenían sus propios muelles y se hacía aduana allí, los buques que arribaban no hacían escala en Buenos Aires.
Mi abuelo ocupó un cargo directivo en Armour, pero era un adicto al trabajo y casi no viajaba, en cambio mi abuela y mi padre si lo hacían frecuentemente a Europa saliendo y regresando desde el muelle del frigorífico. La mayoría de los buques se dirigían a Liverpool. ya que llevaban carne congelada y la descarga se haría en un puerto con cámara de frío. En ellos había capacidad para ocho a diez pasajeros y el capitán tenía la posibilidad de llevar invitados, a veces familiares de los oficiales y en otras funcionarios del frigorífico.
Mas adelante se construye el Puerto de La Plata, originalmente llamado Los Diques, pero como se construyó solamente uno se lo conoce como El Dique, muchos barcos de carga que atracaban allí no pasaban por Buenos Aires, no necesariamente por que la carga estuviera destinada a La Plata, era un puerto de alternativa cuando el de Buenos Aires estaba saturado.


El Primer Maquinista del Ferrocarril en Argentina

Artículo aparecido en la revista Caras y Caretas. Año IV N° 144 6 de julio de 1901. Sección Portfolio de Curiosidades

"El primer individuo que manejó una máquina de ferrocarril en nuestro país, fue el maquinista Alfonso Covassi, quien gobernaba la máquina de la línea del oeste que salía de la actual Plaza Lavalle y alcanzaba hasta el 11 de septiembre, inaugurándose la línea cuando los rieles llegaron a La Floresta el 26 de agosto de 1857. Covassi era italiano y fue jubilado por la empresa"

Aunque no lo dice el artículo, era "La Porteña"


La Plaza Italia

Un homenaje de la ciudad de Buenos Aires a la colectividad italiana.
Ante todo hagamos un poco de historia del lugar que se encuentra en la intersección de la actual Avda. Santa Fé, antiguamente camino a Santa Fé y la Avda. Sarmiento. Eran lugares muy bajos e inundables, hasta que el Gob. de la Pcia. de Buenos Aires don Juan Manuel de Rosas decide rellenarlos y abrir un camino hasta su residencia, ese camino es la actual Av. Sarmiento. En el año 1874 durante la presidencia de Domingo Faustino Sarmiento se decide parquizar los terrenos bajos que estaban a la vera del Río de La Plata, naciendo así el Parque Tres de Febrero mas conocido como Bosques de Palermo, esta obra estuvo a cargo del arquitecto paisajista Carlos Thays, quien convirtió esos bañados en un espectacular parque.
Precisamente, la entrada se encontraba frente a los que es hoy Plaza Italia y para ponerle una marco adecuado a ese parque que se convertiría en el paseo mas elegante de la ciudad, se decide la construcción de tres grandes pórticos de entrada para jinetes y carruajes y dos menores, una a cada lado para los peatones, estas entradas estaban abiertas durante el día y se cerraban al anochecer por unos impresionantes portones de hierro que había sido forjados en los talleres del mejor herrero artístico de esos años, un italiano, don Silvestre Zamboni. A partir de la inauguración de la magnífica entrada, la plaza que estaba enfrente pasó a llamarse Plaza de los Portones.
El 3 de junio de 1882, muere José Garibaldi, para esas épocas ya existía el telégrafo y el cable telegráfico submarino, que unía el sur de Europa con algunos puertos de Brasil, Montevideo y Buenos Aires, que también fuera realizado por una empresa italiana. Por lo tanto la noticia se conoce de manera casi inmediata en Argentina, donde Garibaldi había sido un personaje muy popular ya que todos conocían su lucha en el Río de La Plata. Entre las clases mas informadas, donde predominaba el pensamiento liberal, y especialmente entre los masones, ya que había sido uno de ellos, surge un sentimiento de congoja. En este contexto, el Gran Oriente Argentino convoca a un funeral cívico que, para dar tiempo a la llegada de delegaciones del interior, se realiza el 25 de junio en la Plaza 11 de Septiembre, participan la Sociedad Mazzini, Sociedad Unione e Benevolenza, Sociedad Umberto Primo, Unión de La Boca, Sociedad Unione e Fratelanza Italiani, mas otras sociedades de las colectividades españolas, francesas y portuguesas entre otras nacionalidades totalizando ochenta instituciones.
En 1897 a instancias de las logias masónicas y la colectividad italiana, se inicia una colecta para reunir fondos con el propósito de donar una estatua de Garibaldi a la ciudad de Buenos Aires,  para ello se publican avisos en diarios como La Nación y La Prensa, la idea tiene buena acogida y se le encarga la escultura al artista italiano Eugenio Maccagnini, quien la realiza en unos talleres sumamente especializados en fundición de bronce en la ciudad de Berlín, Alemania.
Ya en esos años y gracias al estado benefactor, muchos hijos de los primeros inmigrantes italianos habían podido estudiar debido a la gratuidad de la universidad y ocupaban cargos de importancia dentro del municipio y el consejo deliberante, al buscar el lugar adecuado para instalar el monumento, deciden hacerlo en lo que hasta ahora era la Plaza de los Portones. Una ordenanza municipal fechada el 28 de octubre de 1904 dispone el cambio de nombre a Plaza Italia que es el que persiste hasta nuestros días. Pero en monumento fue inaugurado un poco tiempo antes, el 19 de junio de 1904, cuando aún la plaza conservaba su nombre anterior. A la inauguración concurrieron el Pte. Julio A. Roca, el Gral. Bartolomé Mitre, y el escultor Eugenio Maccagnini entre otras personalidades relevantes.
Como dato final, cabe agregar que a  pesar del cambio de nombre, la población seguía utilizando el antiguo de Los Portones, que ya habían sido demolidos, esto hace que las sociedades italianas en 1907 hicieran un petitorio al municipio para que obligara a las compañías de tranways a sustituir en sus carteles el nombre de Los Portones por Plaza Italia, ese mismo año es promulgada la ordenanza, y de esta manera lentamente comienza a cambiar la costumbre.

Fuentes:
Antiguas Plazas de la ciudad de Buenos Aires – Ricardo M. Llanes
Historia y leyenda del Arroyo Maldonado – Luis A del Pino
Estatuas y Masones – Juan Carlos Bedoya
 


El primer italiano en La Boca

Encuentro que el primer italiano que llegó a esta ciudad fue el savonés León Pancaldo, marino y comerciante, quien arribara cuando aún existía la población fundada por don Pedro De Mendoza, llega en 1537 cuando la ciudad estaba a cargo de Ruíz y Galán.
Pancaldo partió del puerto de Varazze en Savona, con destino al Perú, debiendo cruzar el Estrecho de Magallanes, llevaba mercadería para ser vendida en Lima en dos naves, la "Santa María", a su cargo y la "Concepción", piloteada por el genovés Pedro de Vivaldo. Pero no pudieron llegar al Perú debido a que la "Santa María" varó frente a la desembocadura del Riachuelo. Ante la imposibilidad de salvar la nave, descarga toda la mercadería que traía pensando en conservarla hasta que pudiera reiniciar su viaje. Los pobladores de Buenos Aires, que carecían de todo, se interesan en comprarle su carga, a lo que Pancaldo se niega. Los Oficiales Reales le inician un proceso por introducción de dos esclavos negros y por contrabando, le decomisan la mercadería, que entre otras cosas había terciopelos, brocatos, pipas de vino, zapatos, sombreros, juvones, aceites, pimienta y especies varias, etc. Pancaldo presionado, acepta vender, y toda la población compra a crédito, nadie paga de contado, los créditos son avalados con escrituras a cuenta de futuros repartos de tierras. En 1540 muere Pancaldo, absolutamente pobre sin haber podido cobrar ninguno de sus créditos.
Finalmente Pancaldo murió en manos de los indígenas, pero antes de esta, su última travesía, vivió una vida plena de aventuras en Asia.

Fuente:
Revista Buenos Aires nos Cuenta N° 18 La Boca del Riachuelo - Julio 2001, página 58.

Acota Pedro Fiallo Montero

Quiero agregar algo que leí en "Historia Argentina del descubrimiento, población y conquista de las provincias del Rio de la Plata" o "La Argentina", escrita por Rui Diaz de Guzman en el año de 1612 (Edición de de Angelis de 1835).  

El Pancaldo de Carlos Skovgaard acá figura como Palchando y venía del puerto de Varese: 

Libro I - Cap. XVII

"..se fueron costeando la tierra para el Rio de la Plata, y determinando entrar por el que ya tenian noticia que estaba poblado de españoles, al entrar en dicho rio estuvieron en peligro de ser ahogados todos, por haber tocado en un banco que hace á la entrada del Riachuelo, donde se perdió dicha nao, con gran parte de la hacienda que traia; y como llegaron acompañaron a los que alli estaban en la misma hambre y necesidad.  Venía por capitan de la nao un fulano Palchando, cuyo apellido se quedó a la nao, llamándola Palchanda. Venían algunos italianos nobles, como fué Peranton de Aquino, Tomas Rizo, Bautista Trocho, y algunos otros extrangeros, sin la gente de cuenta. Y como vieron el socorro que los bergantines llevaban - (Nota mía: se refiere a los bergantines que comandaba Diego de Abreu, enviados por Irala a socorrerlos???)- como dije, se adelantaron y todos en buena conformidad se embarcaron y vinieron río arriba..  ....hasta llegar al puerto de la Asumpcion: donde como llegaron fueron todos agregados, y recogidos en forma de republica."