Apellidos Italianos

El siguiente artículo es una pequeña guía sobre el origen de los apellidos italianos y sus clasificaciones. Para comenzar a armarlo me basé en la información que aporta Wikipedia donde también podrán consultar una lista de los apellidos más utilizados en Italia y el origen de los apellidos según los prefijos y sufijos. Utilicé también otras fuentes virtuales y bibliográficas que figuran como notas al pie.


Origen de los Apellidos Italianos

Elemento constitutivo de la identidad, el apellido está necesariamente ligado a los hechos históricos y sociales de la humanidad.

En la antigüedad de identificaba a las personas únicamente por el nombre o por el apodo, correspondiente este último a alguna característica alusiva, por ejemplo, al color de cabello: Rosso, Rubio o con algún defecto físico, como Capone (Cabezón), Gobbo (Jorobado), etc.

En Occidente los apellidos comienzan a aparecer a mediados de la Edad Media en el norte de Italia y de allí se expanden al resto de Europa[1]. En sus orígenes eran sobrenombres (o apodos) que acompañaban al nombre. Mas tarde esos sobrenombres darían lugar a los apellidos.

En la antigua Roma, cuna de la civilización, es donde surgió el uso del apellido como identificador de una familia, y comenzó la costumbre de añadir al nombre propio, el de la tribu o familia a la que pertenecía la persona (Praenomen y Cognomen). Como ejemplo Tito (nombre propio), al que se añade el perteneciente a la familia (Livio), componiendo nombre y apellido del historiador romano: Tito Livio[2].

Según Wikipedia en los últimos siglos de la República romana se adoptó el uso de tres nombres (tria nomina):

  • praenomen (que difería de la persona y es comparable a nombre propio contemporáneo),

  • nomen (que denotaba la gens de pertenencia, comparable al actual apellido)

  • cognomen (que era un apodo dado a la persona o los miembros de la rama de una familia).

Podemos citar como ejemplo de esta costumbre a Lucio Tarquinio el Soberbio, hijo o nieto de Lucio Tarquinio Prisco (Tarquinio el Viejo o Tarquinio I), hijo a su vez de Demarato de Corinto (nacido en Corinto) que se instaló en la ciudad etrusca de Tarquinia. A modo de ejemplo, las tres partes de "Cicerón Marco Tulio", consistía en "Marcos" - el prenomen, o el nombre del individuo, "Tulio", la nomenclatura la identificación de la gens o familia, y el apodo "Cicerón", que era una especie de apodo para identificar al individuo aún más.

Durante el Imperio Romano a Cayo Julio César Augusto (Caius Iulius Caesar Augustus) nacido bajo el nombre de Cayo Octavio Turino, fue adoptado por su tío abuelo Julio César, en el año 44 a. C. Desde ese instante hasta 27 a. C. pasó a llamarse Cayo Julio César Octaviano. En 27 a. C. el Senado le concedió usar el cognomen de «Augusto», y por consiguiente se convirtió en Cayo Julio César Augusto. A causa de los varios nombres que ostentó, es común llamarlo «Octavio», «Octaviano» y «Augusto». En las fuentes griegas, Augusto es conocido como ΌκταβίοςOctavio»), ΚαισαρCésar») o ΑύγούστοςAugusto»), dependiendo del contexto[3].

En el resto de Europa, por largo tiempo se continuó con el nombre y el apodo, hasta que a principios de la Edad Media comienzan a aparecer los apellidos en el norte de Italia y de allí se expanden al resto del continente[4].

Alrededor del siglo V, la distinción entre nomen y cognomen se hizo cada vez más borrosa y se hizo común el uso de un nombre único (supernomen o signum), no hereditario: Alarico I, Odoacro, etc.

Después de la caída del imperio romano, cada persona se identificó sólo por un nombre personal. Estos nombres podían ser un hipocorístico[5] familiar: Lorenzo > Renzo; Antonio > Tonio, Carlo > Carlino, Carluccio; Giovanni > Giovannino, Nino[6]; o se relacionaban a las características de la persona, al origen o a la paternidad: Flavio Julio Nepote, pasó a ser llamado “Nepote”, Flavio Rómulo Augusto, llamado "Augústulo".

A través de la cognominalizzazione o cognomizzazioóne[7] un notario o un párroco tomaba un nombre personal y lo utilizaba para indicar la pertenencia a una familia[8].

La costumbre romana de utilizar el nombre y patronímico familiar (praenomen + nomen) se perdió en la Edad Media, y los individuos fueron conocidos sólo con su nombre de bautismo, como Giovanni, Giuseppe, Francesco, hasta aproximadamente el año 1000, cuando se añadió un segundo nombre, para evitar duplicidades y confusiones (cognomen). Es debido al gran crecimiento de la población en Europa entre los siglos X y XI y ligado a la concentración demográfica que se produjo en diversos sitios, que se origina el nacimiento del apellido, ya que se hacía cada vez más difícil distinguir un individuo de otro con solo el nombre propio. Este sistema se siguió utilizando hasta entrada la edad moderna prácticamente en toda Europa, para los vasallos que no formaban parte de la nobleza, mientras que los nobles mantenían el sistema romano de unir el apellido familiar al suyo. La costumbre se extendió gradualmente a partir de la nobleza a todas las clases sociales.

En Italia, el uso de los apellidos fue inicialmente un privilegio de las familias más ricas. Sin embargo, entre los siglos XIII y siglo XIV el uso se extiende a los estratos sociales más bajos.

Al ser nuevamente necesario identificar a todos los individuos pertenecientes al mismo linaje con un nombre diferente la mayoría de apellidos quedaron conformados hacia el siglo XV. Así nació el apellido moderno, que se originó en diversas características de las personas. En las corporaciones municipales se los empezó a registrar indicando el nombre y el lugar de origen (Giovanni Calabrese, Césare Cantú, Paolino da Montorfano, etc.), o por un mérito o defecto físico (Gobbo, Bianco, Mancino, etc.), por el color del cabello (Morelli, Rossi, el apellido mas común en Italia), por un oficio u ocupación (Cacciatore, Molinaro), su condición social (Barone, Conte), o una referencia al padre y la madre (por ejemplo, Giovanni hijo de Berardo, que fue acortado a Giovannidi Berardo o Giovanni Berardi).

Por otro lado, el Concilio de Trento de 1564 establece la obligación para los párrocos de gestionar un registro de bautismos con su nombre y apellido, a fin de evitar la endogamia (matrimonios consanguineos).

Los siguientes son los principales tipos de apellidos utilizados en Italia:

o    Patronímico (Patronym) - En casi todas las culturas la mayor cantidad de apellidos se originaron por la identificación de una persona en relación a su padre, y algunas pocas veces a su madre. En Italia el 40% de los apellidos son de este origen. En los  apellidos italianos "hijo de" se refleja en la terminación en -o (nombre masculino) o en -i derivado de un genitivo latino masculino (ejemplo: Bernardi significa "de Bernardo"). El mismo origen aparece en la preposición "de" o "di", como en De Luca, D'Angelo, Di Francesco. En caso de un nombre doble, es posible que el segundo identifique al abuelo, como en el caso de Colaianni hijo de Nicola (Cola), nieto de Giovanni (Ianni).

o    Matronímico (Matronym) - Como explicamos anteriormente algunas veces se originaron por identificación con el nombre de la madre. Algunos apellidos derivados de nombres femeninos son: Frasa (de Eufrasia), Ghisla (de Ghisletta), Allegranza (de Allegrantia, Allegranza), Gnesa (de Agnese). De la costumbre de denominar a los hijos con un apellido que derivaran del nombre de su madre surgieron, por ejemplo, D'Anna (hijo de "Anna”), o della Vedova (hijo “de la viuda”)[9].

o    Toponímico – Identifican a una persona o familia según su lugar de procedencia, que a su vez  podía referirse a:

o    Características geográficas: el apellido asociado a un lugar o característica del terreno, como por ejemplo Fontana, Della Valle, La Porta, Montagna (de la fuente, del valle, la puerta, montaña), o Villasecca que proviene del antiguo pueblo valdense de Ville Sèche, en Piemonte (Villa Seca).

o    Origen geográfico: se aplicó como consecuencia de las migraciones de personas, refiriendo al topónimo de donde provenían: pueblos o aldeas, de otra ciudad, o de otro país originándose apellidos como: Montorfano o Da Montorfano, Milani, di Genova, Napolitano, Pugliese, Albanese, Ispani.

o    Nombres de Oficios - En un pequeño pueblo posiblemente el oficio de un artesano lo realizaba una sola persona o una familia, por lo que la profesión se ha añadido al nombre de bautismo, por  ejemplo Fabbri, Ferrari, Carpentiere, Ferraio. A menudo también se manifiesta con un objeto típico o animal relacionado con la profesión (generalmente era un mote despectivo), como Farina o Forni de un panadero, Zappa o Zappettini para un agricultor, Tena o Martelli para un carpintero o herrero, Tagliabue, carnicero.

o    Apodos (soprannomi) - Algunas de las características de la personalidad o la apariencia, a veces irónica, identificó a un individuo y a sus descendientes, ejemplo Piccoli (corto), Selvaggi (salvaje), Porcetto (chanchito). El apodo también se asocia a menudo con el color o la forma del cabello como en Rossi, Morelli, Ricci, a la altura o tamaño como Corti, De curtis, Lo Curto, Bassi, Basso, Bascio, Grossi, Grassi. Apodos mas irónicos se conformaron con un verbo y un objeto que indica una acción típica del individuo como en Pappalardo (goloso, que come manteca de cerdo) o Fumagalli (esfuma gallos [roba gallos]), o Mangiaterra (desposeído). Otros apellidos que pueden haber venido de las características morales, como Selvaggio, Allegretti, Bonomo provienen de nombres augurali. Los nombres de los animales podían servir para el mismo fin, por lo que Tafani o Tavani (por el “táfano” o “tábano”, alguien muy molesto), Cavallo (una persona grande), Gatto, Grillo, Lepore, Levrino, Volpe. Por último también eran utilizados apodos que podían proceder de algún rasgo del escudo la familia como De Argento, Mazzei, D'Arco.

o    Apellidos de los niños abandonados[10] - Particularmente del siglo XVII provienen los numerosos apellidos "fabricados" y dados a los niños expósitos elegidos por las instituciones religiosas y varían según los lugares y tradiciones. Sólo en la Provincia de Cuneo, según datos provenientes de la Prefectura de Cuneo entre los años 1850 –1870 eran abandonados cada año entre 800 y 900 niños y por lo tanto cada año se inventaban entre 800 y 900 apellidos; estos apellidos se distinguen de los otros porque muy frecuentemente tienen que ver con los Santos: Santantonio, Sangiuseppe, Sangrato, etc.; con Gesù: Gesumio, Gesunostro, Santogesù, Gloriagesù, etc.; con la Virgen: Santamaria, Nostramaria, Mariano, etc., con Dios: Santididdio, Diotallevi, Graziadio, etc.; con la cruz: Santacroce; con los dias de la semana: Lunedino, Sabatino, etc., y con los meses del año: Agosto, Agostiale, Marziano, Settembrino, etc.. Encontramos también Esposito o Sposito en Campania (“expuesto”, ocupa el primer lugar entre los apellidos de Napoli), Proietti en el centro de Italia (“arrojado”), Trovato en Sicilia (“encontrado”), Casadio o Casadei en Emilia Romagna (“casa de Dios” o “iglesia”), Ignoti (“desconocido”), Innocenti (“inocente”).

Patronímicos en el Mundo 

La siguiente tabla demuestra como un mismo nombre (presentado con su variante en español e italiano) se convierte en patronímico según la costumbre en diferentes países:

 

Nombres

Patronímicos

Español

Italiano

Español Italiano

Latín

Inglés

Griego

Ruso

Alemán

Escosés

Sueco

Juan

Giovanni

Juárez Di Giovanni

Ioannis

Fitzjohn/Jones

Ioannidis

Ivanov

Jansz/Hanzen

MacEwen

Johansson

Andrés

Andrea

Andrés Di Andrea

Andreae

Fitzandrew / Andrews

Androupolos

Andrejew

Andries

McAndrew

Andersson

Pedro (Pero)

Pietro

Pérez Di Pietro

Petri

Peters

Pietrakis

Petrov(ich)

Pietersz

Peterson

Petersson

Mateo

Matteo

Mateos Di Matteo

Matthaei

Matthews

Matheos

Matfeevich

Maaszen

Matheson

Matsson

Esteban

Stefano

Estébanez Di Stefano

Stephani

Fitzsteven

Stephanopoulos

Stepanov

Stevense

Stevenson

Staffansson

Nicolás

Nicola

Nicolás Nicolini

Nicolai

Nicholson

Nikolaides

Nicolajev

Claassen

Nicolson

Nilsson

Lorenzo

Lorenzo

Lorenzo

Lorenzi 

Di Lorenzo

Laurenti

Lawson / Lawrence

Lavrentakis

Lavrentiew

Laarse

MacLaren

Larsson

 

Características de los Apellidos Italianos según el prefijo [11]

- prefijos La, Lo, Li: son apellidos típicamente sicilianos. En los que contienen artículos masculinos los sucede generalmente un adjetivo alusivo a títulos honoríficos, profesionales o apodos. Ej.: Lo Duca, Lo Conte, Lo Giudice. Los artículos femeninos acompañan al nombre de un lugar y excepcionalmente al nombre de mujer. Ej.: La Rosa, La Torre. Para indicar plural se antepone el artículo Li. Ej.: Li Greci (los griegos).- prefijo De: son apellidos típicos del sur peninsular y en segundo lugar de Cerdeña aunque se encuentran en menor frecuencia en familias del norte de Italia. Generalmente se utilizan para indicar "hijo de". Ej.: De Felice, De Lorenzo. En la zona de Abruzzo preceden un nombre propio, con declinación típicamente latina, por ejemplo: De Carolis, De Flaviis, De Laurentiis, etc.

- prefijo Di: apellidos con difusión en toda Italia, aunque con mayor presencia en Abruzzo, Molise y Sicilia. Es difícil encontrarlos en la región del Friuli. También acompañan a un patronímico. Ej.: Di Stefano, Di Pietro.

- prefijo Del: preposición articulada que acompañan apellidos que indican cargos, títulos de nobleza o profesiones. Ej.: Del Prete (prete=sacerdote), Del Giudice (giudice=juez), Del Duca (duca=duque), etc. Existen también numerosos ejemplos acompañados por apodos (soprannomi). Ej.: Del'Oro, Del Bianco, Del Buono.  Algunas de estos apellidos son de origen judío. - prefijo Della, Delle, Dell', Degli: los apellidos con estos prefijos indican pertenencia. Se encuentran con mayor frecuencia en el norte de Italia, aunque con presencia significativa entre los apellidos del sur peninsular. Con menor frecuencia también se encuentra en algunas familias del centro de Italia, Toscana y Marche. El prefijo femenino acompaña un topónimo referido a una característica geográfica. Ej.: Della Torre, Della Valle, Delle Donne, Delle Piane. En la forma Dell' se utiliza para relacionar con una persona. Ej.: Dell'Anna (hijo de Anna), Dell'Abate (del abad). La forma Degli es plural. El apellido mas común en toda Italia es Degli Esposti (de los expósitos). También encontramos Degli Innocenti (de los inocentes), Degli Abbati (de los abad).

- prefijo Da, Dal, Dalla, Dall': también indican pertenencia a lugar o personas. Ej.: Da Montorfano (topónimo geográfico), Da Costa (topónimo de característica geográfica), Dal Fabbro (del herrero), Dal Monte (del monte), Dalla Casa (de la casa), Dalla Chiesa (de la iglesia), Dall'Aqua (del agua), Dall'Aglio (del ajo)

Algunos prefijos luego se integraron originando apellidos como Langelotto (L'Angelotto), Lopilato (Lo Pilato), Dallacosta (Dalla Costa), Dellamonica (Della Monica), Dianni (Di Ianni), Dellerba (Dell'Erba), Degliuomini (Degli Uomini).
Sobre los prefijos podemos agregar también que existen otras dos divisiones en la clasificación de los apellidos italianos según los artículos o proposiciones que los acompañan
[12] asociándolos a su origen nobiliario o burgués:

a) Los apellidos burgueses modernos que anteponen artículos y preposiciones (en mayúscula):
D’Anunzio, Gabriele
Della Robbia, Luca

b) Los apellidos medievales nobiliarios posponen preposiciones simples o con artículos (en minúscula):
Anghiera, Pietro Martire d’
Conti, Segismundo dei
Medici, Lorenzo de Uberti, Fazio degli

Características de los Apellidos Italianos según el sufijo

Los sufijos son las partículas agregadas o que modifican el final de un apellido.

Hay una gran variedad de apellidos en Italia originados por los diversos dialectos. Algunas variaciones pueden darse por ejemplo para un apellido en su forma singular: Montorfano, Rosso, o Grasso, referido a una persona, y en plural: Montorfani, Rossi, o Grassi, referido a un grupo familiar.

Existen sufijos que indican por ejemplo "más pequeño" (-ello, -etto, -ino), "más grande" (-one, -otto, -oni), "malo" (-accio, -azzo)[13]. O terminaciones que indican origen topográfico como –ico, -igo, -onico, en la Italia septentrional o central. También existen terminaciones femeninas como “Montorfana”, dado que mas o menos desde la mitad del 1700 el apellido modificaba la vocal final en base al sexo del bautizado.

Los apellidos que terminan en-s son muy comunes en Sardegna donde se mantuvo la terminación proveniente del latín para indicar el plural, así existen Piras (de 'pere'), Melis (de 'miele'), De Santis, etc.; declinaciones latinas en plural con valor colectivo de la familia, que hacen referencia a las ocupaciones más comunes: Fabris y Barberis; y el apellido De Matteis que proviene del nombre de tradición cristiana Matteo o Mattia. Los apellidos que  terminados en-z de origen español que también está presentes en Italia son los patronímicos López, Martínez, Pérez, Rodríguez y Fernández, que podemos traducirlos respectivamente como "Di Lupo", "Di Martino", "Di Pietro", "Di Rodrigo" e "Di Fernando".

En el caso de los apellidos que terminan en -n, son formas presentes en el noreste italiano, en particular de Venecia. Los mas comunes son indicadores de la región o ciudad: Trevisan (trevisano), Pavan (padovano), Furlan (friulano), Visentin (vicentino o bresciano). Otros son formas derivadas del nombre Giovanni: Zanón, Zanin, y Zambon, y Perin que es un diminutivo de Pietro. Por último podemos citar un apellido derivado de un oficio: Marangon (carpintero)[14].

La regionalidad también viene expresada por algunos sufijos, por ejemplo –aldo  (Castaldo) se presenta en Toscana, la variante –audo y de esta - òdo, -òldo, en Sicilia (Cavallaro), -ièri está presente en Abruzzo y Campania (Olivieri) aunque todos de tradición francesa, mientras –in, -an (Perin o Trevisan), indican origen en el Véneto; -òccio (con -òzzo, -òsso), -òglia, -étto, -itto, son apellidos Lombardos (Foglia, Punzzétto), -utto, friulano (Pasutto), (a)z o (e)z (Lucianaz, Brez) valdense.

Estos son sólo ejemplos. La lista es extensísima por cuanto recomendamos consultar las fuentes citadas al pie para relacionar sus apellidos según los sufijos.

Analía Montórfano


Fuentes:

[1] Dauzat, Albert, Diccionario etimológico de los nombres y apellidos de Francia
[2] http://www.heraldicainternacional.com/heral/ 
[3] http://es.wikipedia.org/wiki/C%C3%A9sar_Augusto 
[4] Dauzat, A., Diccionario ....cit.
[5] Forma abreviada o diminutivo de un nombre personal. De Felice, Emidio, Dizionario dei Cognomi Italiani
[6] Lurati, Ottavio, Perché ci chiamiamo così?
[7] Proceso de transformación de un nombre propio, de un sobrenombre o de un apelativo, en apellido.
[8] Lurati, O., Perché  ....cit.
[9] Lurati, O., Perché  ....cit. y http://www.italyworldclub.com/genealogy/surnames/
[10] http://www.apellidositalianos.com.ar/origen_apellidos.htm 
[11] http://it.wikipedia.org/wiki/Cognome y http://www.cognomiitaliani.org/cognomi/cognomi0004ed.htm 
[12] http://www.belcart.com/belcart_es/como_esc/c_apellidos.html  
[13] http://www.italyworldclub.com/genealogy/surnames/ 
[14] http://xoomer.virgilio.it/topgan59/le_altre_classifice_2.htm