Restauración de Documentos

Por Johanna Maria Theile
Universidad de Chile

Johanna Maria Theile es conservadora y restauradora, profesora de la Universidad de Chile, miembro de dos directorios de conservación de la UNESCO (Directory Board del ICOM-CC (International Council of Museums-Committee for Conservation) y del Directory Board ICOM Disaster Relief Task Force). Nacida en Valparaiso, Chile, por accidente, aunque habitante de Chile por elección, tengo el honor de conocerla y mantener un trato amistoso.

Su vida profesional es intensa y admirable, trabaja en el salvataje y restauración de archivos de todo el planeta, como los miles de manuscritos islámicos de siglos de antigüedad, de las bibliotecas de Tombuctú y el Museo de Sahel, en Gao, que resultaron dañados después del golpe de estado que sufrió Mali, Africa, en 2012; o cuando el histórico Instituto Egipcio, en El Cairo, creado por Napoleón ardió en llamas en 2011 y con él la más importante colección de manuscritos y mapas del país. Estos son sólo algunos ejemplos de su apasionante actividad.

Agradezco que me haya permitido publicar estas charlas en mi página que no dudo les resultarán de mucho interés. Algunos consejos pueden resultar demasiado técnicos para el investigador amateur, pero de todos modos consideré que es importante darlos a conocer.

 


 

Restauración de documentos

Limpieza

El papel se limpia en seco con una goma suave. Después de borrar, las migas se sacan con un pincel. También se puede fabricar una bolsa conteniendo migas de goma, para lo cual hay que comprar una goma suave, introducirla en una moledora eléctrica; el molido resultante se pone en una bolsa cerrada de género que deje pasar un poco de miga. Esta técnica permite limpiar muy bien.


Una limpieza en húmedo sólo se puede hacer si se está seguro de que la obra sobre papel no destiñe (grabados, dibujos a tinta, etc.). Haga una prueba  en un sitio poco visible con un algodón con agua tibia y luego pase papel filtro blanco para ver si destiñe. Si su papel filtro se colorea quiere decir que su obra no puede ser lavada. Si se trata de una firma que destiñe, puede fijarla agregando Paraloid al 10%.


La realización de pruebas para ver que no destiñe la obra a lavar

En el caso de que se pueda lavar, llene una gran tina con agua fría destilada, coloque la obra sobre papel, encima de un trozo de entretela más grande que la obra por tratar.

Tome la entretela con la obra sobrepuesta y sumérjala en la tina con agua. Para acelerar el proceso puede pasar a la obra suavemente un pincel. Cuando la obra está limpia, tome la entretela sujetándola con las dos manos por los extremos y levántela. La obra quedará pegada a la entretela.

Después ponga el documento boca abajo sobre un papel filtro y retire cuidadosamente la entretela. Deje secar a temperatura ambiente. Por ningún motivo toque la obra húmeda pues se rompe con gran facilidad.


Antes y después del lavado de un grabado

Cómo fabricar esquinas que faltan

Busque primero un trozo de papel que se parezca al original. Con un bisturí chico raspe la orilla del papel nuevo más o menos 1mm. Raspe también en el papel viejo 1mm en el lugar donde se va a juntar con la parte nueva. Si fuera muy difícil hacer el borde, puede marcar la forma con un lápiz. La juntura debe quedar muy bien, evitando la formación de protuberancias en el lugar de la unión. Los trozos se pegan como se explicó más arriba. Si enciende la mesa de luz podrá ver si calza bien el faltante (si calza mal verá un rayo de luz). Si el tono del papel nuevo no es igual al del antiguo, píntelo con lápices de colores cuidadosamente.

Un tajo

Esto se puede sanar comprando pegamento vegetal para pegar papel mural, luego necesitamos papel japonés del grosor de nuestro documento  roto. Aplicamos el pegamento en los bordes. Hacemos una tirita a mano porque necesitamos los flecos y lo colocamos en la unión de la rotura a lo largo del tajo una tirita. Después colocamos un trozo de entretela, un vidrio y una pesa. Puede ser un libro, por ejemplo, o algo pesado que hace que el papel japonés penetre dentro del documento u hoja del libro.

Las manchas de agua

Estas salen con un lavado en agua tibia destilada, que no debe durar más de 20 minutos. Las manchas de hongos se pueden tratar con ácido oxálico al 5%, es bueno para manchas de oxidación u hongos fuertes. Este ácido se puede aplicar por unos pocos minutos, después de lo cual la obra debe lavarse muy bien.

Antes y después de la restauración
Cómo sacar manchas de una obra sobre papel

Las recetas dadas por Paloma Mujica (Centro Nacional de Restauración y Conservación), restauradora de papel con amplio conocimiento en esta materia son:

- Cinta adhesiva: éter sulfúrico y cloroformo (1:1), éter sulfúrico, nafta y tolueno.
- Adhesivos vegetales y colas: cualquiera de las siguientes posibilidades; agua caliente, alcohol etílico, amoniaco y agua (en partes iguales).
- Ceras, grasas: bencina, éter de petróleo, benceno, perdoro etileno, dicloro etileno, tricloro etileno, dioxano, piridinacloroformo, sulfuro de carbono, tetracloruro de carbono, xileno, tolueno, alcohol metílico y éter de petróleo.
- Oxido de hierro: ácido oxálico al 3%.
- Pintura al aceite: piridina, alcohol, bernceno, trementina y dimetil formamida.
- Resinas Naturales: alcohol etílico, alcohol metilico.
- Tintas de rotulador: alcohol étilico, acetona polietenglicol 200-600, dietilenglicol, dimetil formamide, alcohol.
- De polvo o uso: goma de borrar no grasa, lápiz de fibra de vidrio.
- Tintas de máquina de escribir y tintas grasas: ácido acético.
- Lisapol y alcohol: tensoactivos que disminuyen la tensión superficial en beneficio de una mejor penetración.
- Ceras y velas: gasolina.
- Moscas: agua oxigenada
- Sangre: agua oxigenada

Contaminación

El papel es sensible al formaldehido de la madera, así que al hacer la estantería con madera, controlar que ésta realmente se secó bien o utilizar otro material más ad doc. El ácido orgánico volátil afecta a las partículas de la plata en las fotografías blanco y negro.

Ejemplos
Hongos  que atacan al papel

Papel con daño por hongosCuando materiales como el papel están en ambientes con humedad sobre 65%, son dañados fácilmente por hongos. Las esporas de los hongos están siempre presentes y sólo requieren de un ambiente adecuado para desarrollarse, siendo muy propicios aquellos con humedad mayor  a 65% y con 22 grados celsius de temperatura.

Si bien se han reportado más de 200 tipos de hongos que atacan libros y documentos, los más frecuentes son los hongos pertenecientes a los géneros Aspergillus y Penicillium.

A simple vista, el daño provocado por hongos se aprecia en la forma de pequeñas  manchas de color gris, negro o café (marrón). Para poder diferenciarlos se requiere un microscopio. También  las bacterias pueden dañar el papel. Los hongos y las bacterias atacan con más facilidad a los documentos y a los libros antiguos, porque estos contienen pegamento de origen animal. Se ha comprobado que los más delicados son los papeles anteriores al siglo XIX. Una vez consumido el pegamento, los microorganismos continúan con la celulosa, principal componente del papel. El resultado es un papel quebradizo, que a largo plazo se desintegra. Existen algunos tipos de hongos y bacterias que dejan manchas amarillas o rojas; el color se debe a pigmentos  producidos por el microorganismo. No hay que confundir estas manchas rojizas producto de la oxidación  del hierro en contacto con papel, sucede con las latas, por ejemplo, húmedas se disuelve y penetra en la fibra.

El papel se desinfecta Timol. Se puede poner al interior de un armario y el timol se puede evaporizar en un calentador eléctrico. Si uno no calienta el Timol para que se produzca el gas, el Timol no es efectivo, es decir los granos transparentes que le venden a usted así no mas no sirven. Se debe sellar todo tipo de filtración en el mueble, ya que el timol con el calor pasa a estado gaseoso. El procedimiento consiste en encender el calefactor por una a dos horas para que el timol se evapore, y el estante se debe mantener sellado por dos semanas para que actúe el gas de timol. Para prevenir daños por hongos y bacterias es preciso mantener su colección de libros o documentos en un ambiente bien ventilado, con poca luz y seco. Si el daño por hongos es leve, se puede limpiar con un pincel, después de secarlo es un sitio seco y ventilado, pero no muy caliente. Se recomienda realizar la limpieza lejos del resto de la colección para evitar contaminarla. Se debe tener presente que el calor producido por la luz solar elimina los hongos, pero también daña al papel.

Insectos y animales que atacan el papel
Ataque en papel causado por microorganismos

También hay animales que atacan a papeles, entre ellos tenemos:

- caracoles genus Limax
- wood lice order Isopoda
- book lice order psocoptera
- pez de plata sepisma saccharina

Los insectos más comunes que dañan al papel son las lepismas, termitas, cucarachas y carcomas, que prefieren los lugares húmedos. Como estos insectos rehuyen a la luz y se desplazan rápidamente, no es fácil detectar su presencia y suelen causar bastante daño antes de ser descubiertos.

 
Muy común es el pez de plata, aquí vemos el daño causado por él en unas estampillas


... y el malhechor agrandado en un microscopio